Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Antonio Molina

Ayuntamiento de Totalán  • ayuntamiento@totalan.es  • 952 400 215

Ayuntamiento de Totalán

Antonio Molina

Antonio Molina De Oses

Antonio MolinaAntonio Molina De Oses, nació en Málaga en el 9 de marzo de 1928, siendo el menor de cuatro hermanos. Sus padres: Francisco Molina y Antonia De Oses, ambos nacidos en Totalán, como el resto de sus hermanos, lo criaron en nuestro pueblo durante sus primeros años de infancia en el seno de una familia humilde. La familia trabaja en las tareas del campo, hasta que se trasladaron a Málaga, donde el padre de Antonio, comenzó a trabajar en la llamada fábrica del plomo en la zona de la Misericordia, y próxima al barrio de Huelin.

 La madre de Antonio, bailaba los verdiales en Totalán y según afirmaba a su familia,  manifestaba que su hijo heredó el talento en el cante por su famiia, pues un hermano suyo cantaba muy bien flamenco y verdiales.

 Muchos vecinos y vecinas de entonces recuerdan las canciones improvisadas del joven Antonio en nuestras calles y rincones, y sus sucesivas visitas al pueblo de sus orígenes, cuando era ya conocido en gran parte del mundo por su arte. En Totalán, aún conserva parte de su familia extensa.

Desde su corta juventud, Antonio Molina  tuvo que ponerse a trabajar, repartiendo leche con un burro por Málaga y Totalán, guardando cochinos, y más tarde de ayudante de camarero. Deseando salir de aquella situación y siendo cosciente de su potencial de voz, en cuanto terminó el servicio militar se marchó a Madrid definitvamente, dándose a conocer en un concurso para noveles, que convocaba Radio España.

Ganó el primer premio y le surgió su primer Contrato para grabar un disco, por el que le pagaron la cantidad de algo más de cien pesetas. Entre los temas que componían el disco estaban: el macetero y el agua del avellano, que pronto se fueron haciendo populares entre el gran público, que escuchaba las emisiones y programas radiofónicos de discos dedicados, y le abrieron las puertas del éxito que siempre había pretendido en la canción.

Monumento a Antonio MolinaYa el año 1952, montó su propio Espectáculo “Así es mi cante”, en el que llevaba las mejores figuras de la Copla y el Cante, y con el que abarrotaba teatros y Plazas de Toros, con su voz prodigiosa y un falsete que prolongaba hasta límites insospechados.

Rodó su primera película, “El Pescador de Coplas”, en la que cantaba: Adiós a España, rodada en Rota. Quién no recuerda la escena de la despedida del gran vapor con rumbo a las Américas, y Antonio cantando:Adiós mi España querida/ la tierra donde nací / bonita, alegre y garbosa/como una rosa de abril....

Tras el éxito de su primera película rodaría: El Cristo de los Faroles, La Hija de Juan Simón, Esa voz es una Mina, Café de Chinitas, Malagueña, y Puente de Coplas, entre otras muchas películas de éxitos.

Fue creador de un estilo propio de cantar Copla, basándolo sobre todo en la melodía de su voz cristalina y el portentoso aguante de pecho, que rozaba el minuto en algunas ocasiones. Nos dejó grandes versiones de canciones para los anales de la historia de la Copla: La Estudiantina, Una Paloma Blanca, María de los Remedios, Soy Minero, El Agua del Avellano, La Hija de Juan Simón, El Cristo de los Faroles, Malagueña, Yo quiero ser Matador; y un sin fín de títulos que han sido evocados por muchos de sus admiradores, ya que ha sido uno de los intérpretes más imitados a lo largo del tiempo.

Ahora que tanto se habla de música fusión y de mezclas en el flamenco y la canción, nos toca escribir sobre una de las primeras figuras que impuso su estilo musical, con un poquito de tono flamenco y coplas con sabor a Andalucía. Se mantuvo en la cima hasta finales de los de los ochenta siempre en olor de multitudes.

Antonio Molina, además de un gran artista, fue un gran esposo y padre de familia numerosa, continuando sus hijos e hijas la saga artística de los Molina, quienes en sucesivas ocasiones visitan el pueblo de sus orígenes familiares.

Un 18 de marzo de 1992, se fue para siempre Antonio Molina, dejándonos el legado incomparable de su cristalina voz, su sonrisa de niño travieso y sus portentosas facultades vocales y artísiticas con aquél falsete, que por más que lo imiten, nunca se podrá igualar.

Antonio Molina rodeado de familia y amigos en Totalán

Desde el pueblo de sus orígenes, Totalán, queremos rendir este homenaje al gran Antonio Molina. Durante tu visita al municipio, podrás visitar la Plaza Antonio Molina, que cuenta desde el año 2017 con una escultura de bronce dedicada a su figura, obra del reconocido escultor malagueño Jaime Pimentel, y un mosaico de cerámica conmemorativo a su memoria. También en la Oficina de Turismo, cuenta con un busto homenaje, obra del escultor Antonio Gallero.